Baby, y Darling, y Stripes y PJ…

octubre 27, 2009 at 5:50 am (Uncategorized)

Band of Skulls, Baby Darling Doll Face Honey

Las primeras tres canciones, sin dudarlo, gritan “¡Jack White, aquí estoy!”. Lo que no es necesariamente malo, aunque puede sugestionar nuestra opinión del disco como simples hijos putativos del Jack. Sin embargo, es a partir de la cuarta canción, “Fires”, donde la cosa cambia y vemos que aunque los Stripes sí son influencia para este grupo de Southampton, no son todos los ases ni matices que tienen bajo la manga. Emma, la vocalista, casi casi suena a PJ Harvey a la hora de cantar la deliciosa “Honest”; cosas como “Bomb” y “Blood” son lisa y llanamente rock pesado de calidad (“Dull Gold Heart” incluso suena a la culminación de todo eso) y hasta la voz del otro vocalista, Russell Marsden, tiene ese tono implorante y nostálgico (comparado con el Whitesco sonido de las primeras canciones) en la casi épica (y setenterona) “Impossible”.
Y, para terminar, la belleza de “Cold Fame”, donde las voces se funden para otorgarle un sello distintivo a la banda: rola riquísima por donde le veas. Definitivamente, un disco para ser disfrutado, de una banda que tiene que estar bajo la mira.

Satisfaction: 92%

Recomendaciones:

-Simple. Si eres una persona que gusta del rock y de los White Stripes o de cualquier proyecto de Jack White, tienes que pegarle una escuchada.
-También si la onda del rock de los setenta te late, incluso si no has escuchado a la banda anteriormente mencionada (aunque eso sería un poco raro).
-Incluso si las guitarras eléctricas te ahuyentan, no creo que esté de más darle una oportunidad a “Honest” y “Cold Fame”.
-Y ya saben lo que les digo a quienes no gustan del rock.

Anuncios

Permalink Dejar un comentario

Una Perla

octubre 15, 2009 at 1:46 am (Uncategorized)

 Pearl_jam_backspacer
Pearl Jam, Backspacer

 
Tras el desencanto y la agresividad del “disco del aguacate” (reflejada a todas luces en el sencillo “World Wide Suicide”), Eddie Vedder y compañía regresan con… lo que se podría considerar un disco con canciones de amor (oh, gasp!).
Bueno, está bien, no necesariamente todas son canciones de amor, mas en ellas se nota una especie de optimismo que Vedder no había tenido desde que Bush subió al poder. Hasta la voz de Vedder deja de recorrer esos caminos tortuosos que habían cruzado desde su debut. Esta emoción pacífica es particulamente expresada en el sencillo, “The Fixer”.
La tradición de abrir con una canción sonoramente fuerte se mantiene, con “Gonna See My Friend”; de ahí, las canciones, incluyendo al ya mencionado sencillo, tienen cada una fuerza y atractivo, aunque sí son algo uniformes. Esto se rompe con la llegada de “Just Breathe”, una absoluta belleza capaz de conmover a cualquier descorazonado, capaz de incluso arrancar lágrimas furtivas (y yo manejando). Si no te gusta, tienes problemas. De ahí, el disco continúa con aciertos seguidos, como “Amongst the Waves”, el riff medio recordatorio de “Wishlist” de “Unthought Known”, hasta que todo llega a una conclusión brillante con “The End”.
No es el Ten. De hecho, y es lo que los fans deben tomar en cuenta, es otra cosa. No hay “Jeremy” ni “Even Flow”, pero eso no descalifica. Esto es algo que se merece estar al nivel del disco debut, que marca la evolución de una banda. Un must.
Satisfaction: 97%

Recomendaciones:

-O lo compran, o bajan “Just Breathe” y el sencillo, o algo, pero no pueden dejarlo pasar. He dicho.

Permalink Dejar un comentario