Otra pincelada minimalista

noviembre 22, 2007 at 2:34 am (Uncategorized)

The White Stripes, Icky Thump

Este peculiar dúo no ha traicionado su sonido: lo que podremos escuchar aquí es su misma mezcla de blues rudo-casi-punk y su influencia ledzeppeliniana. Sin embargo, la banda reitera su calidad dándonos un disco que, como los anteriores, no es más de lo mismo: ahora incursionan en los sonidos folk (“Prickly Thorn, but Sweetly Worn”) o hasta una confusión extrema de voces y golpes (“St. Andrew (The Battle is in the Air”).
Las demás canciones son un derroche de calidad con el sello de la casa, de pronto arriesgándose a meter un órgano psicodélico por ahí, una gaita por allá… tal parece que de los colores primarios del De Stijl, el blanco y el rojo, los Stripes han pasado por el negro en sus discos anteriores, y con éste nos dan una probadita de azul, por así decirlo, sonando muy elaborados aunque sólo sean un ejército de dos.
Para los fans y los amantes de las guitarras pesadas, canciones como “Icky Thump” (el sencillo) o “Little Cream Soda” serán todo un deleite auditivo.
Lo que sí, es que con el disco hay que andarse con cuidado, porque a la primera escuchada puede resultar desconcertante, sobre todo para quien no esté acostumbrado al sonido de los Stripes. Pero no hay que irse con las primeras impresiones: The Velvet Underground (aunque la comparación sea arriesgada) hizo un disco que también sacaba de onda a la gente y ahora es toda una joya. Y puede que The White Stripes estén en camino de lograr un disco similar, que logre romper la barrera del tiempo siendo único. Por lo pronto, su fórmula les ha funcionado bien y no decaen.

Satisfaction: 90%

Recomendaciones:

-Cualquier fan de los Stripes debe tenerlo entre sus manos.
-Si eres un iniciado en el rock, recuerda lo que dije de que el disco podía desconcertarte. Te recomiendo que empieces con alguno de los discos anteriores, quizá el Elephant,  gran disco también.
-Pero si el rock te da miedo… este disco puede ser tu peor pesadilla.

Anuncios

Permalink Dejar un comentario

Attack of Emotional Robots

noviembre 22, 2007 at 1:27 am (Uncategorized) (, )

Varios artistas, Transformers the Album

Lo primero que uno piensa al escuchar las canciones del soundtrack de esta película es que definitivamente se escuchan muy bien con su fondo de acción, pero cuando les toca formar un todo por sí mismas… el resultado no es demasiado bueno.
Olvidándose de la década que los vio nacer, el disco de los Transformers es una mezcla de nü metal, emo y rock alternativo, y eso a su vez se divide en dos: las bandas “ya consagradas” como Linkin Park y Smashing Pumpkins, por citar algunos nombres, y los novatos Armor for Sleep e Idiot Pilot, pasando por los no muy nuevos ni muy viejos Taking Back Sunday.
El disco abre con las bandas “mayorcitas”, quienes, por cierto, son las que juegan mejor sus cartas… sin contar a Linkin Park y a Disturbed, quienes parecen estar cantando en la misma frecuencia, sólo que con más guitarras. Por lo demás, la selección de rolas de estas bandas es buena sin caer en lo magnífico, y muy probablemente el único sencillo sea el tema de los Goo Goo Dolls, una baladita alternativa; ya saben, la fórmula que los ha hecho famosos y no les falla. La misma fórmula usan los finlandeses de HIM.
Sin embargo, tras la aparición de Taking Back Sunday, todo se vuelve un revoltijo de canciones estilo emo muy parecidas entre sí (el vocalista de Idiot Pilot sacrifica su excelente voz grave para gritar a gusto) con sólo un respiro en el medio: el rap de Styles of Beyond con Mike Shinoda, que no termina de añadir nada nuevo.
El viajecito termina con un tema de Transformers muy “moderno” que pasa sin pena ni gloria. En fin. Algunas canciones se oyen mejor en el cine, y, a diferencia de las películas ochenteras (oh, ironía) que definen sus bandas sonoras con una canción verdaderamente memorable (¿qué tal “Hungry Eyes” de Eric Carmen en <em> Dirty Dancing</em>?) en esta película, eso no sucederá.

Satisfaction: 40%

Recomendaciones:

-Si te gustó la película, o te gustan los Transformers, pero EN VERDAD no le prestaste atención a la banda sonora por estar viendo los robotitos y te choca el mentado rollo emo, no te le acerques a este disco.
-Si eres emo de corazón, aunque no te interesen los Transformers, el disco sí lo hará, y quizá se vuelva de tus favoritos.
-Y si llegó a tus manos por alguna extraña razón… o en verdad te vieron muy fan de los Transformers… o deberías quitarte el copete emo.

Permalink Dejar un comentario

Todos somos (tachar Marcos, poner May)

noviembre 9, 2007 at 1:59 am (Uncategorized) ()

 Varios artistas, The Best Air Guitar Album in the World… Ever!

Para los no iniciados: ¿saben lo que es la air guitar? Simplemente, la guitarra que todo el mundo puede tocar, la lira imaginaria que borra los límites entre el escenario de nuestra mente y nuestro cuarto. Y esta recopilación, que fue sugerida por el mismísimo Brian May, está dispuesta a jugar con el rockstar que todos llevamos dentro, regalándonos una colección de los riffs más memorables en la historia del rock.
Con Brian May metido en la sopa, Queen son los encargados de abrir y cerrar este disco doble, con “Tie Your Mother Down” y “Bohemian Rhapsody” (a headbangear se ha dicho!) respectivamente. Lo demás basta para poner los dedos en movimiento: el histórico riff de “Smoke on the Water”, el surf de “Wipeout”, el veneradísimo Chuck Berry con “Johnny B. Goode” y hasta la leyenda de Dick Dale y su “Misirlou”. Eso por citar sólo algunas cosas, aunque si alguien busca algo más bien pesadón, pues está la tremenda guitarra de Brian Molko en “Nancy Boy” de Placebo y los incomparables Motorhead, a toda velocidad con “Ace of Spades”. Y, obviamente, hace su aparición el casi-dios Hendrix con “Voodoo Chile”.
Sin embargo, hay algunas que podemos decir que fueron simplemente afortunadas de entrar a la recopilación. Por ejemplo, un guitarrista de la talla de Jeff Beck se antoja débil con “Hi Ho Silver Lining”, haciendo que se nos antoje más su “Beck’s Bolero”. Asimismo, “Secret Machine” de Hawkwind, es simplemente demasiada distorsión como para que alguien quiera tocarla. Y, en el afán de abarcar muchas rolas, “Layla”, el canto de amor épico de Derek and the Dominoes, se ve pasado a tijera, dejando fuera el final con el piano.
Mas estos detallitos no le restan energía a esta colección de canciones, de guitarristas para guitarristas. Una excelente opción.

Satisfaction: 93%
Recomendaciones:

-Cualquier guitarrista debe de tenerlo, simplemente por el gusto de poder escuchar e imitar excelentes canciones en guitarra.
-También es una excelente opción para cualquier guitarrista principiante. Así, puedes ir viendo las canciones que te gustaría tocar.
-Es el regalo perfecto para cualquiera que ame la guitarra y que no se atreva a tocarla. Al fin y al cabo, ¿quién nota los errores en una air guitar?
-Hasta a los iniciados en el rock les sirve. Da un panorama muy amplio del buen rock.
-Aunque si eres la vecina que lo que más desea es que el pobre músico que vive debajo de ti se calle…este disco te hará pasar lindos y escandalosos momentos. Buena suerte.

Permalink Dejar un comentario

Un alma perdida en la nostalgia

noviembre 6, 2007 at 6:15 am (Uncategorized) ()

James Blunt, All the Lost Souls

Cuando un muchacho tiene el vino triste, tal parece que nada funciona, ni las toneladas de dinero, ni las fans enloquecidas, ni las novias checas que además son modelos. Así, el inglés James Blunt nos entrega en este nuevo álbum, si bien no la melancolía de las relaciones fallidas que permearon el debut Back to Bedlam, ahora la nostalgia, ya sea de la vida que ha cambiado con la fama (la bellísima “One of the Brightest Stars” y “Annie”) o en general; como diría el escritor Alessandro Baricco: “Morir de nostalgia por algo que no vivirás nunca” (sólo basta el sencillo “1973”).
A grandes rasgos, el disco parece ser más de lo mismo: baladas acústicas. Sin embargo, Blunt ha evolucionado y ha incorporado guitarras eléctricas, lo que vuelve a varias canciones más rítmicas (la ya mencionada “1973” y “Give Me Some Love”) y a otras les añade nuevas texturas (“Shine On”).
Las letras siguen siendo de lo mejor: directas y absolutamente sinceras. Es más, cuando el disco parece flojear y volverse hasta un poco reiterativo con “Annie”, las palabras siguen manteniéndose a flote por sí solas.
Un muy buen disco, mejor que el Bedlam en su totalidad, aunque no parece que tenga un sencillo que se dispare al nivel de la ya clásica “You’re Beautiful”, aunque la sentidísima “I Really Want You” hace su luchita. Podemos afirmar que James Blunt es un cantautor con muchísimo potencial y esperemos que nos siga dando lata varios discos más.
Satisfaction: 91%
Recomendaciones:

-Si te gustó el disco anterior de James Blunt (y me refiero al disco completo, no solamente “You’re Beautiful”) debes comprar este nuevo material.
-Si pensaste que el Back to Bedlam era aburrido porque las canciones acústicas se parecían mucho entre sí, este disco te ofrecerá nuevos sonidos.
-Si ignoraste a James Blunt con su debut porque pensaste que era otro producto de los medios tipo Britney y que no iba a durar nada, este es un buen momento para darle una oportunidad. Te sorprenderás.
-Si eres un sentimental empedernido y por alguna extraña razón no has oído hablar de James Blunt, cultívate, rápido.
-Aunque si eres de los que se pasan de rudos… quizá consideres a este chico un chillón. No es buena idea que lo escuches.

Permalink Dejar un comentario

Tribute for a Working Class Hero

noviembre 6, 2007 at 6:12 am (Uncategorized) ()

Varios Artistas, Instant Karma, the Amnesty International Campaign to Save Darfur

Esta parte Amnistía Internacional ya se la sabe: para ayudar a que ya no se cometan más atrocidades, un grupo de artistas bien intencionados sacan un disco cuyas regalías se destinarán a la causa noble del día.
Pues, con este disco, se nota que quieren ayudar. Esta recopilación contiene muchos covers de John Lennon, pero las interpretaciones son buenísimas. Jakob Dylan y Dhani Harrison se entienden de maravilla cantando a dúo “Gimme Some Truth”; los novatos Eskimo Joe se ganan su lugar con su gran interpretación de “Mind Games” y hasta A-Ha supera a los legendarios R.E.M. entregándonos una “Dream #9” mucho más sincera que la de Michael Stipe y compañía. El plato exótico es el chico reggae israelí Matisyahu, aunque en verdad no le pide nada a nadie su versión de “Watching the Wheels”. El cierre raya en lo sublime, con Regina Spektor no cantando, sino divinizando “Real Love”.
Si bien hay algunas canciones que no merecen tantas flores, tampoco están demasiado malas: hasta Avril Lavigne le echa ganas al asunto y no arruina “Imagine” como varios pensábamos que lo podría hacer. Lo que sí, es que escuchar a los Jaguares del señor Saúl Hernández cantar en un perfectamente ininteligible español “Gimme Some Truth” si saca de onda. Pero no toda la culpa se la carga esta banda compatriota, pues los covers que podrían ser calificados como “peorcitos” (digo, comparándolas con las otras grandes versiones) son los de “Instant Karma”, sobre todo el de Duran Duran, y el de “Just Like Starting Over” de The Flaming Lips, pues se esperaba más energía de su parte, quizá algo como “Do You Realize?”. Sin embargo, estamos frente a todo un grupo de estrellas dando lo mejor de sí en este disco. Pa que vean que ayudan sinceramente.

Satisfaction: 93%

Recomendaciones:

-En verdad es un disco que vale la pena comprarse.
-A menos de que seas demasiado fan de los Beatles (sobre todo de John Lennon) y pienses que cualquiera que les hace covers es un blasfemo…
-O que de plano no creas en ninguna de las promesas de Amnistía Internacional.

Permalink 1 comentario

Black Gold in a White Prom

noviembre 6, 2007 at 6:09 am (Uncategorized) ()

Soul Asylum, After the Flood: Live at the Grand Forks Prom

Con el ánimo noventero hasta arriba, los estudiantes de Grand Forks, North Dakota, entraron a la universidad, coreando los éxitos de esta banda. Y al fin, el testimonio audible de este día llega a nosotros.
La calidad de grabación es magnífica: tal parece que en vez de estar cantando en un hangar abandonado, rodeados de unos cientos de muchachos (no olvidemos que este disco fue beneficencia para el pueblo, que había sufrido una inundación), Soul Asylum se hallan en un estadio abarrotado de público.
La selección de canciones es excelente: desde los clásicos de la banda, como la infaltable “Runaway Train” y la excelsa “Misery”, hasta covers de mil y un clásicas: el himno para graduados de Alice Cooper “School’s Out”, la promesa optimista de Johnny Nash “I Can See Clearly Now”, el éxito noventero de Dione Farris “I Know” y hasta la balada clásica de Smokey Robinson “The Tracks of My Tears”.
Entre todas estas delicias, hay unas que no son exactamente lo mejor: el cover de “Sexual Healing” no consigue la sensualidad que le imprime Marvin Gaye, mientras el cover del agradecimiento a los maestros “To Sir With Love” no suena igual cantado con la tierna voz de la cantante sesentera Lulu que con la ronquera de Dave Pirner: con él, más bien parece que las canciones están en voz de un preparatoriano borracho. Pero eso es perdonable, pues el cierre con “Rhinestone Cowboy” de Glen Campbell, es casi épico. Una graduación soñada, Sí, un discazo.
Satisfaction: 95%
Recomendaciones:

-Cualquier amante de los noventas debe de tener esta joyita.
-Si no has escuchado al grupo, ésta es tu oportunidad.
-Si alguien te lo regala… es tu mejor amigo, créeme. A menos de que seas fan de la música banda.
-Aunque si eres de los que odian dar vuelta atrás en el mundo de la música y te centras sólo en lo actual… tú te lo pierdes. Mal por ti.

Permalink Dejar un comentario

Optimismo no mata desamores

noviembre 6, 2007 at 6:05 am (Uncategorized) ()

Maracas Brain, Pensar algo mejor

(Banda seleccionada en la conferencia Universal te Escucha, del Tec de Monterrey.)

Se ha hecho costumbre entre la radio en español que lo más pasado sean las bandas de televisión, banditas prefabricadas con canciones que obviamente serán éxitos. Y luego la escena del rock en español parece resurgir siguiendo los ejemplos de las nuevas bandas angloparlantes: en el fondo todo el mundo quiere sonar muy indie. Esto deja al pop en un cierto abismo, por lo que la aparición de cualquier banda que componga sus propias cosas le da un respiro. Más si se fusiona con el rock.
Y la banda Maracas Brain nos ofrece exactamente eso: rock pop con tintes retro, específicamente noventeros. Además, el título es ciertamente una mentira, pues más que una colección de canciones con mensajes de esperanza, lo que recibimos son historias de amores que salieron bastante, pero bastante mal. De esto tratan la mayoría de las canciones, desde la inicial, “Obsesión” (cuya versión en inglés, “Apples Falling” entregada a nosotros en forma de bonus track, parece superar a esta misma, además de cerrar el disco de una manera digna), pasando por la definitivamente rock ballad “Queriéndote Ayer”, y “Quién no Está” por mencionar algunas muestras de la “relationship angst”. Y si por eso no fuera suficiente, la sincera y conmovedora “Sol Llora” se atraviesa en la lista, dedicada a la memoria de un familiar muerto. Muy sincera, lo que a veces hace falta.
Sin embargo, no todo es echarse a llorar: las canciones optimistas como “Velas al Viento” (casi casi un autoapoyo a la banda naciente) y “Pensar Algo Mejor” llegan como contraparte. Sin embargo, estas dos canciones no logran imprimir la fuerza que hasta ese momento tenía el disco, sobre todo la que lo bautiza, que irremediablemente remite al “Color Esperanza” de Diego Torres. Mas también existe “Red Bombs”, la otra apuesta para los escuchas angloparlantes, una canción que suena bastante bien.
En resumen, estamos frente a una banda que promete bastante, sin necesidad de dejar a un lado el sonido comercial. ¿Retro? Sí, sí lo son, pero, ¿que no lo retro muchas veces acaba regresando y poniéndose de moda? Además, en vivo suenan bastante bien.

Satisfaction: 85%
Recomendaciones:

-Bueno, antes que nada, si tu look de todos los días es andar de gabardina negra de cuero, cadenas con pentagramas por todos lados y lo más cercano a la tranquilidad que conoces es el nombre del grupo Dark Tranquility… pues no, aquí no hay nada para ti. A los demás, si no les molesta el rock pop retro… se los dejo a ustedes.
www.maracasbrain.net

Permalink Dejar un comentario

The Comeback of the Wild Youth on Heels

noviembre 6, 2007 at 5:58 am (Uncategorized) ()

Varios artistas, Old Skool of Rock

¿Alguien estaba buscando el soundtrack rockero de la preparatoria ochentera? ¡No hay por qué buscar más! Esta recopilación, que además es doble, nos presenta un surtido de las bandas que marcaron el “metal” ochentero… sí, bandas llenas de maquillaje, con algunos setenteros colados, como Lynyrd Skynyrd y Deep Purple.
Las letras tipo AC/DC de la portada son todo un preview de lo que te vas a encontrar tan pronto pongas este disco: guitarras con alto nivel de distorsión gritando himnos a la rebeldía que ya se han vuelto clásicos, como “Girls Girls Girls” de Motley Crüe, “We’re Not Gonna Take It” de Twisted Sister, y “Youth Gone Wild” de Skid Row, por sólo mencionar algunos ejemplos, aunque también hay bandas que no consiguieron superar la barrera del tiempo y que sus nombres no nos suenan tan familiares, como Great White, Gun y Vain. Y, como no todo es andar de headbanger y de fiesta en fiesta, ¡no podía faltarnos la dosis de rock ballads! En el disco hay algunas, que van desde la clásica “To Be With You” de Mr. Big, o “Alone” de Heart, hasta cosas un poco menos conocidas como “Love Song” de Tesla.
¿Algo fuera de su lugar? Desgraciadamente sí. La presencia de Rush y Live; los primeros más bien rockeros progresivos y los segundos prácticamente contemporáneos del grunge, quienes, a pesar de su calidad, no terminan de cuadrar con el esquema de rock ochentero, lo que los vuelve prescindibles; dan ganas de insertar ahí a otros grandes representantes del hair metal como Def Leppard o a alguna banda femenina de rock, como Vixen (las únicas chicas son Heart).
Asimismo, hay algunas canciones que de plano sobran porque, admitámoslo, se pasan de clásicas. ¿En verdad, necesitamos OTRA recopilación que traiga “Winds of Change” de Scorpions y “More than Words” de Extreme? Hubieran funcionado mejor “Rock You Like a Hurricane” y “Holehearted” respectivamente, pero bueno, qué le vamos a hacer. Sin embargo, para cualquiera que guarde las botas altas, las pelucas y los pantalones de cuero con cierta nostalgia en el closet (y en el corazón), este disco funciona bastante bien. Y tiene un DVD con algunas canciones diferentes, ¡para que sigan los recuerdos! Rock on!

Satisfaction: 84%
Recomendaciones:

-Si tienes un gusto desmedido por el hair metal (como yo)… debes comprar este disco, con todo y su DVD. Será una gran adquisición.
-Si te lo regalaron… te has puesto pantalones de cuero, ¿verdad?
-Aunque si eres ochentafóbico (y homofóbico, por estas bandas maquilladas)… deberías dejar de leer esto. Por tu propio bien.
 

Permalink Dejar un comentario

(Muchos) Años de Rock en tu Idioma

noviembre 6, 2007 at 5:55 am (Uncategorized) ()

 Varios artistas, Ecos de Avándaro

Esta gran recopilación, diseñada para levantar recuerdos, lleva el engañoso nombre de Ecos de Avándaro. Ojo, que esto no quiere decir que el disco sea un completo fraude; más bien, que no está totalmente basado en el festival de rock que el título menciona, así que para conseguir las grabaciones del verdadero Avándaro hay que comprarse el disco del mismo nombre, pues el aquí presente más bien le hace caso a lo que dice el folleto: “Joyas de la onda chicana.” Esto va para quien quiera comprarse este disco, que no se sorprenda al ver que no aparecen bandas que sí estuvieron en Valle de Bravo como Bandido, La División del Norte, El Amor y hasta los internacionalmente galardonados La Revolución de Emiliano Zapata o el Tri cuando era Three Souls in My Mind (la verdad, omisiones que pesan).
Sin embargo, el disco no deja de ser bastante interesante, entregándonos bandas ya conocidas por los rockeros mexicanos de esa época, tales como Los Dug Dug’s (pioneros en el rock mexicano angloparlante); Tequila, Enigma (nada que ver con el grupo que cantaba “Return to Innocence” en los 90), El Ritual y Peace and Love. También hay unas bandas menos conocidas, pero que vale mucho la pena escuchar: 39.4, grupo con sección de metales estilo Chicago; los covereros La Máquina del Sonido; y los extremadamente sorpresivos The Spiders, una banda que no sólo derrocha calidad, sino que además tiene una vibra definitivamente atemporal, y son, por mucho, de lo mejor del disco; quizá el más grato descubrimiento.
Pero no todo es miel sobre hojuelas, y hay dos grupos, Las Moskas y Los Monjes, que más que pertenecer a la onda hippie, pertenecen a la onda a-go-go, y sus letras van más pegadas a Angélica María que a la psicodelia: son a esos grupos a los que podrían haber cambiado por alguna banda de las que mencioné al inicio… pero, fuera de esos errores, estamos ante todo un documento del rock mexicano, ideal para iniciados, ideal para nostálgicos.

Satisfaction: 82%
Recomendaciones:

-Si más de tres cuartos de las bandas que mencioné te suenan, en verdad debes ir a comprar el disco. Sí, también saca tu ropa vieja del closet si te pones muy contento.
-Si estás interesado en conocer las raíces de nuestro rock porque estás seguro de que no todo es Maná, y que los argentinos no tienen por qué ganarnos aunque les pertenezca Soda Stereo, te conviene echarle un ojo a este disco.
-Si alguien te lo regaló… o es porque también estás buscando las raíces de nuestro rock, o porque de plano aparentas una edad considerable… y, encima de todo, tienes facha de rockero nacional. Lo siento. Digo, al menos disfrutarás el disco.
-¿Te lo vas a comprar pirata? Pues… mejor dime si has visto que lo vendan en original, porque yo no…
-¿Acaso eres de los que están seguros de que el rock mexicano es de lo peor? Pide que te presten el disco y escucha a bandas como El Ritual, Peace & Love o The Spiders… quizá así cambies de opinión y decidas darle otra oportunidad a la escena nacional. Oh, por cierto, no escuches ni a Los Monjes ni a Las Moskas. Ellos sólo confirmarán tus teorías.
-Aunque si eres de los que apenas oyes mencionar a tus padres las frases “La música” y “cuando yo era joven” y empiezas a correr, este disco sería un arma mortal en tu contra.

Permalink 2 comentarios

El llamado a la libertad de Bon Jovi

noviembre 4, 2007 at 4:17 am (Uncategorized) ()

 

Bon Jovi, Lost Highway 

Nada que ver con David Lynch: al contrario, es Bon Jovi, el eterno adolescente, ofreciéndonos su nuevo álbum, en el que deja de lado su “rebeldía” a lo “It’s My Life” o “Have a Nice Day” y las guitarras pesadas para darle un lugar a un sonido más fresco, e, incluso, más natural.
El primer corte, que da nombre al disco, es un derroche de energía y felicidad: un viaje en carretera sin destino, pero también sin preocupaciones. De ahí, las canciones van en el mismo tono de viaje: la chica a tu lado en un convertible en “Summertime” y “Seat Next to You”; encuentros y desencuentros en “You Want to Make a Memory” o “Whole Lot of Leavin'”, y hasta una fiesta con “We Got It Goin’ On”. Y como todo viaje tiene un destino, la canción final nos regresa al New Jersey natal de la banda: “I Love this Town”. En todo el disco, la banda tiene su sonido rock mezclado con unos tintes acústicos, un poco country, que le otorgan ese sonido agradable con excelentes resultados.
En resumen, el nuevo disco de Bon Jovi es un viaje agradable por una carretera soleada. No es “Thunder Road” ni Born to Run por el simple hecho de que no es Springsteen, pero definitivamente funciona.

Satisfaction: 86%

Recomendaciones:

-Cualquier fan de Bon Jovi debe tenerlo.
-Si no eres fan de Bon Jovi… ¡no importa! Puedes escucharlo y quizá te resulte agradable.
-Si lo piensas comprar pirata… no, mejor espera a que le bajen el precio.
-Pero si piensas que las bandas de rock ballads apestan o se deberían retirar, o que pertenecen a los antros ochenteros, no mereces un viaje placentero como este. Compra algo que esté de moda en los antros actuales: un disco de pasito duranguense.

Permalink Dejar un comentario